Quantcast

Passwords: la clave de nuestra seguridad

5/27/2014, 4:53 p.m.
Passwords: la clave de nuestra seguridad

Vivimos en un mundo donde aunque no nos guste tenemos que usar algún tipo de password o clave de acceso constantemente. Desde los famosos “PINS” que usamos para operar cajeros automáticos hasta las claves que necesitamos para acceder a los múltiples servicios que utilizamos en el Internet.

Cada día tenemos que usar passwords si queremos mantener nuestra información privada o fuera del alcance de los demás, y el problema es que cada vez son más los sitios que usamos que los requieren, y el simple hecho crear y acordarse de tantos puede llegar a ser un problema.

En estos tiempos en que los ciber crímenes están a la orden del día, es necesario poner más cuidado en la elección de nuestras claves de acceso, usar el nombre de los hijos, del perro o nuestro apellido es dejar la puerta abierta para que nos vuelvan victimas de robo cibernético.

Algunas buenas recomendaciones a seguir a la hora de elegir una clave de acceso son:

• No use palabras comunes

• No use nombres propios, suyos o de su familia

• No use palabras en idiomas extranjeros

• No use información personal

Hay que recordar que la mayoría de las violaciones de seguridad actuales no son hechas manualmente si no a través de programas y algoritmos computacionales que al orden de miles de combinaciones por segundo podrían relacionar información personal suya para lograr su meta de ingresar a sus cuentas en forma relativamente fácil.

Tenemos que entender la importancia de los passwords y crearlos usando un grado de complejidad que nos de seguridad y confianza.

Según Symantec, empresa experta en el manejo de seguridad digital, para crear un password que realmente sea seguro se requiere que tenga largo, ancho y profundidad.

Largo se refiere a que entre más caracteres tiene el password es más difícil de romper, se recomienda que al menos este formado de 6 a 9 caracteres o más.

Ancho se refiere a la variedad o tipos de caracteres que se usen. La mayoría de las personas se limitan al alfabeto en sus claves de acceso, pero también podemos usar caracteres especiales como $%&*! Entre otros más. También en muchos casos podemos usar minúsculas y mayúsculas, lo que nos da más variedad.

Profundidad, se refiere a crear un password con significado, de modo que sea fácil de recordar para nosotros, si podemos combinar caracteres para ello mucho mejor. Un ejemplo fácil de entender seria usar un password así “Yos1pmb!”. Para quien lo lea no significa nada, pero para mí es “Yo soy una persona muy brillante”, algo fácil de recordar y que nos da la pista de nuestra clave de acceso.

No es necesario que haga una clave para cada sitio donde la necesita, pero si va a repetir esta en varias partes, separe todos los sitios financieros y cree algo más completo para usar en estos, su importancia económica lo merecen.

También es importante cambiar de claves con periodicidad cada cierto número de meses, marque en su agenda por adelantado para no olvidar, siguiendo por supuesto los consejos incluidos aquí.

Siga estas sencillas sugerencias y sea más inteligente que los ciber criminales, como en otras situaciones, la clave está en la prevención.

Sígame en Google+