Quantcast

¿Deberías hacer una desintoxicación de primavera?

Dr. Helen Troncoso | 3/3/2014, 2 a.m.
¿Deberías hacer una desintoxicación de primavera?

¿Quieres deshacerte de las libras del invierno y piensas que una limpieza puede ser lo que necesitas? ¿O quizás piensas que te pasaste un poco durante las fiestas de fin de año y quieres eliminar algunas toxinas extra de tu cuerpo? Antes de que hagas una limpieza, descubre cuáles obstáculos debes evitar que podrían realmente poner tu salud en riesgo.

¿Qué es una desintoxicación o limpieza?

La definición de limpieza es amplia, con la mayoría de ellas diciendo que es una desintoxicación del cuerpo, para poder devolver la salud óptima. Debido a que algunas supuestas desintoxicaciones llevan a régimenes con maneras extremas de comer (o de no comer), baja rápida de peso y desnutrición están con frecuencia asociadas con ellas. Es importante notar que no todas las limpiezas son iguales, y si decides hacer una, es importante hablar con tu médico primero (especialmente si tomas medicamentos) y elegir una que vaya acorde con tu estilo de vida y nivel de actividad.

Qué evitar

Cualquier limpieza o dieta extrema debe ser evitada. A pesar de que vas a bajar de peso, será solo temporalmente, y con frecuencia vendrá con un costo de efectos secundarios perjudiciales como perturbar tu metabolismo. Cualquier cosa que le cause a tu cuerpo entrar en modo de hambruna, privando a tu cuerpo de las calorías y nutrientes necesarios, simplemente pondrá tu metabolismo más lento, haciendo que sea aún más difícil que bajes de peso en el futuro.

Qué debes esperar de una desintoxicación

Una buena limpieza debe incluir el comer menos comidas procesadas, y más de los alimentos que son fáciles para el cuerpo digerir, dejando más energía para que nuestro cuerpo se limpie por sí mismo. Las comidas más fáciles de digerir tienen su base en plantas. Evita cualquier azúcar refinada innecesaria. Prácticamente todo lo que comes debe ser simple, con 5 ingredientes o menos que tu realmente puedas pronunciar.

No te olvides del aspecto bienestar que está detrás de una limpieza o desintoxicación, y toma tiempo de tu horario diario para meditar o sentarte en silencio. Deja los aparatos a un lado, duerme más y estírate o practica yoga ligero para incorporar una rutina de ejercicios suave durante este tiempo. También, asegúrate de evitar el alcohol y la cafeína durante este período.

Al final de la limpieza

Es importante terminar tu limpieza lentamente. Si de repente ingieres cosas como soda, sopas con mucho sodio, comidas fritas o carnes pesadas eso podría causar un caos en tu estómago. Si has realizado una limpieza o desintoxicación de la manera correcta, debes sentirte más ligera, con más claridad mental y con una piel excelente. Si quieres mantener estos resultados, es importante que agregues comidas fáciles de digerir como vegetales al vapor, sopas con vegetales frescos y aves orgánicas a tu dieta. La mayoría de las personas descubren durante este tiempo cuánto realmente necesitan comer para satisfacerlos, es de hecho mucho menos de lo que ellos originalmente pensaban. Ahora que estás más a tono con tu cuerpo, escucha lo que te está diciendo.

En vez de una limpieza, opta por comer limpio

Mientras muchos podrían pensar que una limpieza es la manera para bajar esas libras extras, por qué no mejor tratar de comer limpio. Evita azúcares innecesarios, pon vegetales extras como kale y espinaca a tus comidas, y agrega grasas saludables como el aguacate, las nueces y pescado a tu dieta. Cuando comes limpio, le das a tu paladar la oportunidad de limpiarse a sí mismo, permitiéndote probar verdaderamente la comida sin agregar todos los condimentos y sal extra que tendemos ponerle a la comida sin pensarlo. Toma más agua y té en vez de soda y jugos procesados.

Sígame en Google+