Quantcast

7 MANERAS PARA QUE TU HIJO COMA DE TODO

JD Collins | 12/23/2014, 8 a.m.
7 MANERAS PARA QUE TU HIJO COMA DE TODO
La hora de la comida es la hora de la familia. Tienta darle la comida al niño primero, pero cuando hacemos de la hora de la comida una ocasión para estar en grupo, los niños aprenderán por ejemplo que todo el mundo come lo que se les sirve. Acerca la silla alta a la mesa o usa un elevador de asiento. |

Junior se adaptó fácilmente a las comidas sólidas. A medida que va creciendo, he notado que ya está desarrollado gustos (Cheerios y ¡calabacín!) y aversiones (guisantes). Me prometí a mí misma que intentaría prevenir criar a un niño tiquismiquis, por eso estoy sirviéndole una variedad de comida y ofreciéndole muchos elogios cuando la prueba. Por ahora todo bien.

Aquí tienes algunos consejos que aprendí para que tu hijo coma de todo.

  1. La hora de la comida es la hora de la familia. Tienta darle la comida al niño primero, pero cuando hacemos de la hora de la comida una ocasión para estar en grupo, los niños aprenderán por ejemplo que todo el mundo come lo que se les sirve. Acerca la silla alta a la mesa o usa un elevador de asiento.

  2. Hazla bonita. Uno come con los ojos primeros. Los niños son visuales. La presentación marca la diferencia. Usa platos o cubiertos coloridos, crea arte con la comida, o ponla en un pincho y sírvela como kebab.

  3. Un bocado está bien. Intenta que prueben un bocado de todo. Si no les gusta la primera vez, no pasa nada. Ofrece la comida en múltiples ocasiones. Las papilas gustativas de los niños cambian todo el tiempo y puede tomar varias veces antes de que desarrollen una preferencia.

  4. Haz cambios. Cambia la manera en que sirves la comida. Por ejemplo, las batatas pueden servirse en puré, horneadas, asadas, o como chips. Los huevos pueden estar revueltos, fritos o hervidos. Las distintas texturas pueden tener más éxito con tu hijo.

  5. Usa sus platos preferidos para introducir nuevas comidas. Por ejemplo, si a tus hijos les encanta la pizza, añade algunos nuevos ingredientes a la pizza. Puedes hacer esto también con sándwiches o sopas.

  6. Involucra a los niños en la cocina. Aunque no tengan la edad suficiente para hacer nada. Cuando yo cocino, uso una cuchara y pruebo la comida. Después, se la ofrezco a mi hijo que está jugando en la cocina conmigo. Es genial para crear una vinculación afectiva y permite a tu hijo anticipar la comida antes de la cena.

  7. Intenta no obligarlo. Si ellos TIENEN que comer algo que no les gusta, intenta disimularlo en la salsa o en un batido. No recomiendo forzarles o intentarlo demasiado. Esto crea una asociación negativa con esa comida en particular.